Las diferentes tecnologías de impresión 3d

Las diferentes tecnologías de impresión 3d

Las tecnologías de impresión 3D o de fabricación aditiva, son unos procesos en donde se producen objetos o piezas físicas mediante la impresión por capas, es decir, ir colocando el material capa por capa hasta que se crea la pieza. Estas pueden tener cualquier funcionalidad, ya sea desde una pieza simple a un producto final listo para la venta que requieran un nivel técnico muy alto, como construcciones sostenibles con el medio ambiente, implantes en la medicina, piezas de aviones, etc.

 

tecnologías de impresión 3d

 

Hoy en día existen diversas tecnologías que nos permiten obtener estos resultados, y dependiendo del uso final de la pieza, elegiremos la tecnología más adecuada para su proceso de creación. Por ejemplo, no tendrá el mismo proceso un prototipo de figura a escala reducida para representar algo como maquetas de un edificio, o una representación de un cerebro para planificar una operación (donde solo se necesitan un par de prototipos con un material parecido al plástico), que una fabricación de pequeñas piezas funcionales destinadas a cualquier obra industrial o automovilística, donde se necesita una producción mayor con un material totalmente especializado.

Como elegir las tecnologías de impresión 3D que necesitas

 

No hay un proceso exacto para la creación de un prototipo, ya que para que sea un proceso optimizado habrá que averiguar cuáles son los mejores métodos en cada fase de la creación del diseño. Dependiendo los que elijamos, variarán factores tan fundamentales como la velocidad o rapidez de la producción, el coste, el aspecto del diseño, y los materiales de los que esté hecha la pieza, que afectarán tanto a su flexibilidad como a su robustez.

Tipos de tecnologías de impresión 3D

 

Cada tecnología de impresión 3D posee unas características propias, por ello en Mausa te explicamos las distintas tecnologías de las que puedes disponer para realizar cualquier tipo de proyecto, y las particularidades de cada una:

 

FDM. La fabricación de deposición fundida

 

Es un método en el que se realiza la impresión 3D calentando y dando forma a materiales de plástico, y suele ser común en usos de particulares y algunos profesionales. Esta tecnología trabaja de la misma manera, fundiendo y solidificando los filamentos de plástico que va insertando a la pieza capa por capa. Este es el método más conocido en la impresión 3D, y se utiliza con impresoras especializadas para conseguir piezas muy resistentes en mecánica y térmica, duraderas en el tiempo y con un alto grado de precisión. Además, es ideal para piezas de gran envergadura, y es la única tecnología actualmente que permite crear termoplásticos de gran calidad sin que el material necesite pasar por el post procesado.

ELS. La sinterización selectiva láser

 

Esta tecnología suele utilizarse habitualmente para la fabricación industrial. En este proceso se usan materiales en polvo, y un láser en la parte superior es el encargado de ir fusionando el material capa por capa hasta que se obtiene la pieza deseada. Para poder hacerse una idea, sería como esculpir una pieza a partir de un bloque o cantidad de material en polvo.

 

SLA. La estereolitografía

 

Es un método que utiliza la luz ultravioleta para endurecer la resina mientras se crea cada capa, este proceso se denomina fotopolimerización, y se ocasiona al exponer un material como la resina fotosensible, a una luz como en este caso la ultravioleta. El proceso consiste en que mientras un láser crea cada capa, la pieza se sumerge en una resina líquida que se solidifica con la luz ultravioleta. De esta manera, teniendo el control de la fuente de luz se puede crear y dar forma a las piezas.

Es una tecnología perfecta si se quieren realizar precisos detalles, o tener un excelente acabado liso en la superficie de la pieza.

 

SLS. Sinterizado selectivo por láser

 

Esta tecnología funciona de forma parecida a la SLA, pero con la diferencia que en esta el láser se usa para sinterizar un lecho de polvo, el cual suele ser nylon. Se utiliza normalmente para la creación de productos industriales, usándose para crear prototipos funcionales a un bajo volumen. Hasta hace poco esta tecnología era accesible con grandes máquinas, pero ahora están empezando a surgir nuevas máquinas para escritorios muy cómodas. Además, si la comparamos con la tecnología MJF, esta permite una mejor precisión en las morfologías pequeñas, y una posibilidad mayor de elección de materiales.

 

MJF. Multi Jet Fusion

 

Este método se parece mucho al SLS, ya que en ambas se utiliza el material de polvo con una fuente de calor para producir las piezas. Sin embargo, su gran diferencia entre ellas es que, a la hora de sinterizar el material, en las SLS se usa un láser, mientras que las MJF tienen un inyector de tinta que permite pintar el polvo de color negro, y así cuando el calor pasa por encima del material (y al ser partículas negras absorben más la luz) se fusionan y crean la pieza.

Además, la MJF está pensada para producir mucho más rápido, a un volumen mayor, creando un proceso de fabricación muy eficiente con acabados de piezas muy resistentes, lo que la convierte en una de las tecnologías de impresión 3D más aconsejables para uso industrial.

En Mausa utilizamos y recomendamos las tecnologías de la impresora 3d hp jet fusion, con los modelos 4200 y 5200 como opciones de producción, se consiguen productos de gran calidad con una gran diversidad y personalización.

 

tipos de impresión 3d

PolyJet.

 

Este método es perfecto para crear prototipos de alto detalle visual. Su proceso es a través de resinas fotocurables que se van depositando capa a capa por goteo con unos cabezales de inyección. Al tener las capas tan finas, permiten una gran resolución, y las piezas pueden crearse en una gran variedad de colores y de materiales como sólidos, transparentes o flexibles.

 

Binder Jetting

 

Es una tecnología que permite crear piezas con mucho detalle, en una gran variación de colores. El proceso trata de colocar capas enteras con material en polvo, dejando gotas de aglutinante y tinta en sitios concretos, después se pone otra capa de polvo encima y vuelve a repetirse el proceso. Es parecido a lo que haría una impresora común de tinta, solo que repitiendo el proceso muchas veces y acumulando capa tras capa para formar la pieza.

 

DMLS. Sinterizado directo de metal por láser

 

Es el método estrella para crear prototipos de metal. Se trata de una variación de la fusión de capa de polvo, donde se sinteriza partículas de polvo metálico, que se reparten de forma plana fundiéndose después con un láser capa tras capa hasta formar la pieza metálica. Permite una muy buena precisión y detalle, pudiéndose usar para piezas realmente pequeñas. Las capas son de 0,02 mm de grosor, y aunque el proceso puede llegar a ser un poco más lento que el resto, permite crear unas geometrías que serían imposibles de mecanizar, y puede trabajar con casi cualquier aleación, por lo que es la mejor opción para prototipos complejos a un bajo volumen.

 

DLP. Procesamiento digital de luz

 

Este proceso tiene cierta similitud al SLA que utiliza un láser de luz ultravioleta para solidificar la resina en el proceso. Sin embargo, tienen grandes diferencias respecto a este método, ya que, por un lado, la tecnología DLP usa un proyector en vez de un láser, por lo que cuando se imprime se hace cada capa de una sola vez por cada proyección, mientras que la láser necesita escanear y barrer toda el área de la capa para solidificarla. Por lo tanto, una de las ventajas de este método es que se trata de un proceso más rápido normalmente. Por otro lado, otra de sus ventajas frente al SLA es que la tina de la resina que utilizan suele ser menos profunda, asi que se ahorra más resina que con el otro método.

Por último, al comparar el grosor de las capas con otro tipo de impresión, se aprecia que son mejores que otras de FDM y SLS, ya que como resultado se obtienen prototipos o piezas con una superficie muy suave.

En Mausa realizamos proyectos totalmente personalizados y eficientes, utilizando tecnologías como MJF, FDM o SLA. Si no tienes claro qué tecnología se adapta mejor a tu proceso o producto, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. ¡Estaremos encantados de ayudarte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

div#stuning-header .dfd-stuning-header-bg-container {background-size: initial;background-position: top center;background-attachment: initial;background-repeat: initial;}#stuning-header div.page-title-inner {min-height: 650px;}